EL PRINCIPIO 90/10 

Stephen Covey, famoso por su obra ¨Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva¨ desarrollo el principio 90/10, este principio plantea que el 10% de nuestra vida está relacionado con lo que nos pasa, y el 90% está determinado por la manera en la que reaccionamos a las cosas que nos pasan. En otras palabras no tenemos control de este 10% pero el otro 90% lo controlamos mediante nuestra reacción.

Es claro que hay muchas cosas que no dependen de nosotros, como una mala contestación de un compañero de trabajo, el tráfico, una mala reunión, entre otros,  estas situaciones no dependen de nosotros y por tanto no podemos controlarlas  aunque queramos, pero lo que si podemos controlar es la manera en que reaccionamos.

Para entender mejor este principio Stephen Covey utiliza el siguiente ejemplo de la vida cotidiana

¨ Estás desayunando con tu  familia y tu hijo(a) hace caer  la taza de café manchándote la camisa del trabajo¨

Esta es una de estas situaciones  que hace parte del 10% en donde no tenemos el control, sin embargo si podemos controlar la manera en la que reaccionaremos  frente a esta situación. Continuemos con el ejemplo

Si decides enfurecerte y  regañas severamente a tu hijo(a)  por manchar la camisa del trabajo con café muy probablemente  tu hijo(a) se pondrá a llorar. Continúas con la misma sensación de rabia y peleas con tu esposo(a) por dejar la taza demasiado cerca a la orilla de la mesa e inicia una nueva discusión.

Luego vas a cambiarte la camisa y cuando terminas te das cuenta que tu hijo(a)  está llorando intentando terminar el desayuno y que aún no está lista para el colegio, por lo que pierde el bus escolar.

Conduces a toda velocidad porque debes llevar a tu hijo(a)  al colegio y te ponen una multa por exceso de velocidad, al llegar al colegio tu hijo(a)   se baja del carro sin despedirse y continuas camino a la oficina llegando 20 minutos tarde y por si esto fuera poco te das cuenta que dejaste olvidaste algo importante en casa. Tu día inicio mal y puede estar peor, al finalizar la tarde regresas a tu casa esperando que por fin este día termine, y cuando llegas te encuentras con un distanciamiento en tu relación con tu esposa y tu hija.

¿Por qué tuviste un mal día? ¿Quién o qué es el responsable?

  • El café lo causo
  • tu hijo(a) lo causo.
  • El policía lo causo
  • Fue tu actitud y mala reacción la culpable.

 Este es un claro ejemplo de cómo no sabemos controlar ese 90%, tampoco se  trata de que no nos importe, sino de darle  la importancia justa a  lo que nos sucede, y que no malgastemos  un día o unas horas de nuestra vida, una relación con una persona u otra cosa  por una mala reacción. Debemos enfocar nuestra energía en aquellas cosas que realmente valen la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s